Mingalario: Sabor presente a tradición con futuro

Ver Galería 15 fotos

Recuerdo que de pequeña, jugando en el soberao de la casa de mis tíos, Antonio y Mari Pepa la maestra, me llegaban -aparte de todas las campanadas del casco antiguo y los inciensos de Santa María y El Salvador, los olorcillos intensos y embriagadores de los vinos. Y es que el soberao estaba a un palmo de la trasera del Mingalario, una de las bodegas que entonces disfrutaba Carmona. Debía su nombre a una finca cercana, camino de Córdoba, porque antiguamente las cuadras de los caballos de la finca el Mingalario, estaban enclavadas justo ahí. Hasta que se convirtió en bodega. La llevaba Pepe, un señor que daba conversación a mi abuelo, al solecito y los cigarros de la puerta.

Mingalario ha sabido mantenerse y es de los bares que -además, ha ido cogiendo caché a lo largo del tiempo, reinventándose. Aún después del traspaso a la familia que lo lleva actualmente desde hace casi cuarenta años, Pepe seguía ayudándolos, era su vida. Esto cuenta Antonio, uno de los hijos de esta nueva generación: «mi padre cogió Mingalario, porque éramos tres hermanos y ninguno quiso estudiar». Y gracias a esas pocas ganas de estudiar, pero sí de trabajar, este bar es aún actualmente, uno de los más emblemáticos de la ciudad, de visita obligada para el lugareño y el forastero.

Buenos vinos, buena chacina y las tapas estrella, entre un amplio elenco de tapas y raciones, siguen siendo la ensaladilla y el montadito de pringá, típicas de la señora madre de estos niños que también se han criado allí y lo llevan con una profesionalidad que en pocos sitios se ve. Sin desmerecer categoría las tapas gourmet confitadas, el bacalao o el cochinillo, que son como para enmarcarlas, exponerlas y – desde luego, no dejar de probarlas, quien no haya repetido o tripitido ya, como por ejemplo, yo.

En interior o en la terraza, donde el paredón antiguo de El Salvador es un respaldar ideal, y las palomas que se hospedan en sus tejados siguen arrullando generación tras generación al vapor de los vinos y viandas.

Manuela Bascón

Fotos: Kisko Rodríguez

Datos básicos:

  • Dirección: C. el Salvador, 7, 41410 Carmona, Sevilla
  • Teléfono: 954 14 38 93
  • Horarios:
    • Lunes: 12:00–16:00, 20:30–23:00
    • Martes: Cerrado
    • Miércoles: 12:00–16:00, 20:30–23:00
    • Jueves: 12:00–16:00, 20:30–23:00
    • Viernes: 12:00–16:00, 20:30–24:00
    • Sábado: 12:00–16:00, 20:30–24:00
    • Domingo: 12:00–16:00